Una de las primeras voces autocríticas es la de Jeannette von Wolffersdorff quien habla de una élite “poco diversa” que no tiene conexión con el resto de la sociedad, que se mueve en los mismos círculos, se reproduce en los mismos colegios, naturalizando la desigualdad del país. “No nos cuestionamos por qué vamos a una clínica privada cuando miles de personas mueren en la lista de espera”, dice Wolffersdorff.

“Nosotros que somos de la elite no nos hemos preocupado con la misma urgencia que los sistema funcionales como derechos básicos salud, educación, pensiones, que a nivel mínimo digno funcionen. Porque la urgencia es muy distinta cuando se trata de nosotros mismos a cuando se trata un servicio para los otros”

Acá la entrevista completa en CNN Chile.

Mientras el profesor de literatura y comunicador, Cristián Warnken habla por su parte de “Una fractura generacional”, pero también de “una falta de profundidad” de la elite. Con una mirada de “reduccionismo economicista”. “Hay una parte de la elite política que quedó superada y que no puede ver”, producto de ese reduccionismo. Ese reduccionismo ha marcado a una parte de la derecha, dice.

“Falta una reflexión más profunda desde los políticos y desde los intelectuales”, acá la entrevista en El Mostrador.

Si llegaste hasta acá…

Es porque te interesa la reflexión y tener una ayuda diaria para mirar lo que está pasando en latinoamérica.

Desde 2013 estamos trabajando en esto. Nos gusta lo que hacemos. Ayúdanos a continuar.

Tenemos una meta grande y queremos alcanzarla contigo.

Back to Top