La llegada de Alberto Fernández a la presidencia de Argentina significa un cambio de timón después del gobierno neoliberal de Macri que dejó un 40% de los argentinos bajo la línea de la pobreza.

Estos lineamientos políticos quedan claros en el primer discurso tras asumir la presidencia de la república. Acá analizamos las 10 claves políticas de este discurso.

1. Un pacto social y democracia basada en la fraternidad y la solidaridad

Fernández comenzó recordando a Raúl Alfonsín, el primer presidente de la recuperación de la democracia tras la dura dictadura. Con ello marcaba una primera intención política por el respeto la pluralidad de ideas y el respeto a la institucionalidad perdida… “Los argentinos hemos aprendido que las debilidades e insuficiencias de la democracia solo se resuelven con más democracia”, dijo

En esa intención, convocó a “un nuevo contrato ciudadano social, fraterno y solidario”, anunciando un enfoque diametralmente opuesto a su antecesor que tenía el foco en la economía.

“Porque ha llegado la hora de abrazar al diferente, solidario, porque en esa emergencia social es tiempo de empezar por los últimos, para después poder llegar a todos, este es el espíritu del tiempo que inauguramos con sobriedad en las palabras y expresividad en los hechos”

Mas adelante invitaría a “superar los muros emocionales”. “Significa que todos seamos capaces de convivir en la diferencia y que reconozcamos que nadie sobra en la nación”. “Tenemos que superar muchas facturas y heridas abiertas en nuestra nación”, subrayó.

“Lo expreso desde el alma tanto a los que me votaron como los que no lo hicieron. No cuenten conmigo para seguir transitando el camino del desencuentro. Quiero ser el presidente capaz de descubrir la mejor faceta de quien piensa distinto a mi”, señaló Fernández zanjando el tema de cuál será su política respecto del gobierno anterior. Una fuerte señal de unidad.

“Yo vengo invitarlos a construir esa sociedad democrática que aun nos debemos. El sueño de una argentina unida no necesita unanimidad mucho menos necesita uniformidad. Para lograr el sueño de una conciencia positiva entre los argentinos partimos de que toda verdad es relativa”, fue enfático. “Tal vez de la suma o confrontacion de esas verdades relativas podramos alcanzar una verdad superadora”, dijo citando a Nestor Kirchner.

2. Economía orientada a la solidaridad con los más pobres

Para Fernández esta convocatoria a un pacto social “fraterno y solidario”, tiene un componente económico con énfasis en lineamientos para ayudar a las familias argentinas en la pobreza e incentivar a las pymes y la economía. “Retrocedimos 13 años” fue una de sus frases.

“Detrás de los números hay seres humanos con expectativas diezmadas”, dijo Ferández anunciando que no le dará cause al presupuesto del 2020 iniciado por el gobierno de Macri. “El presupuesto debe ser propio no dictado desde afuera con remanidas recetas que han fracasado”.

“No hay pago de deuda que pueda sostener si el país no crece. Para poder pagar hay que crecer primero”, Sin embargo también señaló que “buscaremos una relación constructiva y cooperativa con el FMI y con nuestros acreedores… El país tiene la voluntad de pagar pero carece de capacidad”, sentenció.

Sin ser muy crítico con el gobierno anterior, señaló que este “tomó una inmensa deuda sin generar más producción con la cual obtener los dólares imprescindibles para pagarlo. Los acreedores tomaron el riesgo al invertir en un modelo que ha fracasado en todo el mundo una y otra vez” Queremos resolverlo, dijo.

Además de una política de federal transparente, anunció un plan de regularización del hábitat y reconstrucción de vivienda, con el nuevo ministerio, además de restituir el ministerio de Salud para restituir una política sanitaria de calidad, acceso y equidad.

3. Integración plural y global con Latinoamérica

Parafraseando a Perón, Alberto Fernández afirmó: “Ninguna país podrá realizarse en un continente que no se realiza”, recordando situación regional con “gobiernos autoritarios” y demandas contra neoliberalismo como las que ocurren en Chile, Bolivia y Colombia. Frente a lo cual reafirmó su compromiso con los derechos humanos y la independencia de los pueblos.

Intencionó también “una integración plural y global”. “En esa globalización también sentimos America Latina como nuestro hogar común”. Promete robustecer el Mercosur y la integración, “en continuidad con el proceso iniciado en 1973 y potenciado a partir de 2003”.

Respecto de Brasil, un tema complejo, señaló en abierta mención a Bolsonaro: ”tenemos que construir una agenda ambiciosa innovadora y creativa, respaldada por la hermandad histórica de nuestros pueblos y que va más allá de cualquier diferencia personal de quienes gobiernan en la coyuntura”.

4. Una política ambiental y desarrollo económico a largo plazo

Para Fernández, “la Argentina necesita una Política ambiental activa que promueva una transición hacia un modelo desarrollo sostenible, de consumo responsable y valoración de los bienes naturales”. Por ello anunció dar relevancia a un ministerio del Medio Ambiente y de paso reafirmó también su compromiso con acuerdo de París.

Pero a la vez propuso un “Consejo Económico y Social” para el desarrollo como órgano permanente para diseñar políticas de Estado para las próximas décadas. Que trascienda su mandato. Rumbo a un desarrollo “integral plural e inclusivo”. Una apuesta que sin duda ya pone a su gobierno como un punto de partido para los próximos años de Argentina.

5. “Nunca más” una política judicializada

Uno de los temas en que fue más enfático, fue cuando habló de la democracia, lo política y la justicia. ”Es tiempo de ciudadanizar la democracia”, propuso a la vez que afirmó que la democracia tenía “cuentas pendientes”. “Y siento que expreso a una generación que llega en esta hora al poder para tomar la decisión de saldarlas”, propuso.

“Sin una justicia independiente del poder político no hay república ni democracia. Solo existe una corporación de jueces atenta al satisfacer el deseo del poderoso y a castigar sin razón a quienes lo enfrentan. Hemos visto persecuciones indebidas, ejecuciones arbitrarias inducidas por quienes gobiernan y silenciadas por cierta complacencia mediática. Por eso vengo a manifestar frente a esta asamblea y frente a todo el publo argentina un contundente NUNCA MÁS. Nunca más una justicia contaminada por servicios de inteligencia, nunca más una justicia contaminada por operadores judiciales por procedimientos oscuros y por linchamientos mediáticos. nunca más a una justicia que decide y persigue según los vientos políticos del poder de turno, nunca más una justicia utilizada para saldar discusiones políticas, ni una política que judicializa los disensos para eliminar al adversario de turno. Lo digo con la firmeza de una decisión profunda. Cuando digo nunca más, es nunca más. Porque una justicia demorada y manipulada significa una democracia acosada y denegada”, fue uno de sus pasajes más fuertes.,

A la vez señaló que quiere “una argentina donde se respeten hasta rajatabla la Constitución y las leyes”. “Queremos que no haya impunidad ni para un funcionario corrupto ni para quienes lo corrompen, ni para cualquiera que viola las leyes. Ningún ciudadano por más poderoso que sea está exento de la igualdad de la ley y ningún ciudadano por poderoso que sea puede establecer que otro es culpable sin no existe debido proceso y condena judicial firme”, dijo en abierta referencia a los polémicos casos de judicialización de la política que han tenido incluso a su vicepresidente, Cristina Kirchner declarando en tribunales.

6. Reforma general al sistema federal de justicia

En la misma línea de lo anterior anunció el impulso de “un conjunto de leyes que consagren una reforma integral del sistema federal de justicia”

“Al mismo tiempo estaremos reorganizando y concentrando los esfuerzos de la justicia”, dijo. “De modo que se pueda enfatizar con eficacia y eficiencia la investigación en contra del crimen organizado, el crimen complejo, el narcotráfico y la droga que son flagelos que debemos abordar con carácter sistémico”, propuso Fernández.

También en la línea del uso político de la represión judicial y policial, decidió intervenir la agencia federal de inteligencia: “Queremos impulsar así una restructuración de todo el sistema de inteligencia y de información del estado”.

En la misma línea decidió derogar el decreto 656 del 2016, “que significó consagrar el secreto de los gastos reservados por parte de los agente de inteligencia del estado. Dichos fondos reservados no solo dejarán de ser secretos sino reasignados para financiar el plan contra el hambre en la argentina. Lo mismo haremos con el resto de los gastos reservados”.

“Nunca más al Estado secreto, Nunca más a los sótanos de la democracia”, dijo.

Imagen oficial de Alberto Fernández difundida en las redes sociales.

7. Nuevo trato con los medios de comunicación para más educación

Para Fernández “Ciudadanizar la democracia” también “es respetar garantizar la libertad de expresión y todas las opiniones emitidas a través de los medios masivos de comunicación”

Hizo también un análisis de la situación medial: “en tiempo de operaciones de intoxicación con noticias falsas a través de medios y redes sociales necesitamos más que nunca de medios vibrantes comprometidos con la información de calidad”.
Los medios hoy están inmersos en un cambio tecnología exponencial que también interpela a nuestra democracia, dijo y se comprometió a asumir el compromiso de acoplarse a esos cambios “y consolidarlo como una gran industria del conocimiento”.

Anunció que cambiará la pauta publicitaria, que en el gobierno anterior fue de 9000 millones de pesos “en propaganda estatal, un despropósito en un país con hambre de pan y hambre de conocimiento”. “Queremos una prensa independiente del poder e independiente de los recursos que la aten al poder”, dijo Fernández.

Propuso reorientar el presupuesto de publicidad del Estado “bajo otros criterios”, “que dejen de servir a la propaganda del Estado para que pasen a servir al mejoramiento de la calidad educativa… Vamos a reorientar los queremos que los avisos que pague nuestro gobierno en lugar de hacer propaganda contribuyan a mejorar el proceso de aprendizaje de nuestros jóvenes”.

“Vamos a invertir el presupuesto de publicidad oficial para publicar avisos en los medios que serán herramientas pedagógicas que nos ayuden a mejorar el rendimiento educativo de nuestros jóvenes en todo el país tenemos que poner esos recursos al Servicio del Estado de contenidos más accesibles y más adaptados a las demandas actuales”, propuso.
.
“En las próximas semanas estaremos convocando a las instituciones periodísticas de todo el país para que se sumen a esta propuesta y se comprometan junto a docentes científicos pedagogos y expertos en educación bajo la Consigna de mejorar la calidad educativa el sistema de medios de estado también va a contribuir a este propósito prioritario más y mejor educación para todas y todos”; algo que también promovera en otros estamentos estatales.

A la vez puso su compromiso con la primera infancia: “No descansaremos hasta que un niño en una zona rural tenga el mismo acceso a una educación transformadora que una niña de un centro urbano hoy existen regiones en donde 3 de cada 10 chicos no comienzan su escolaridad hasta los 5 años y otras donde la mitad no lo hace antes de los 4 años de edad. Así mismo vamos a tener como prioridad inicia la extensión de la jornada educacional”

8. Las mujeres y la diversidad en primer plano

“No quiero finalizar sin mencionar enfáticamente que en estos próximos cuatro años haré todos los esfuerzos necesarios para que estén en un primer plano los derechos de las mujeres quiero ponerme al frente de sus demandas buscaremos reducir a través de diversos instrumentos las desigualdades de género económicas políticas y culturales pondremos especial énfasis en las todas las cuestiones vinculadas al cuidado frente a muchas desigualdades”, se comprometió Fernández.

Se comprometió también “Ni una menos”: “Ya que la mayor parte del trabajo doméstico recae sobre las mujeres en Argentina ni una menos debe ser una bandera de todas la sociedad y de todos los poderes de la república. Es el deber del Estado reducir drásticamente la violencia contra las mujeres hasta su total erradicación”.

Pero también tuvo palabras para la diversidad y abrazar la diferencia: “también en nuestra Argentina hay mucho sufrimiento por los estereotipos los estigmas por las formas de vestirse por el color de la piel por el origen étnico por el género y orientación sexual abrazaremos a todos quienes sean discriminados porque cualquier ser humano cualquiera de nosotros puede ser discriminado por lo que es por lo que hace o lo que piensa y esa discriminación debe volverse imperdonable”.

9. Contra el odio de clases y la solidaridad de los más ricos

En otra definitoria política, Fernández habló a los más ricos, “a los que están en una mejor situación económica, a los argentinos que por su esfuerzo por la situación que fuera tiene una situación más placentera”.

“En un contexto de gravedad extrema de emergencia debemos comprender que no existe la posibilidad de pedirle más esfuerzo a quienes tienen hambre no se le puede pedir más sacrificios a quien no llega a fin de mes debemos salir de esta situación con solidaridad para que cuando se encienda la economía todos los sectores sin excepción puedan verse beneficiados pero hasta eliminar el hambre le pedimos a los que más tienen un mayor aporte solidario para quienes están pasando la mal”, propuso Fernández.

“El secreto es empezar por los últimos. Comenzar por los últimos para llegar a todos”, dijo, proponiendo una Argentina que se abrace. “Si logramos detener el odio podremos detener la caída”, afirmó frente a la necesidad de cohesión social.

“La primera y principal liberación como país es lograr que el odio no tenga poder sobre nuestros espíritus, que el odio no nos colonice”, propuso Fernández para una nueva relación social entre los argentinos.

10. Un proyecto colectivo y de unión de la Argentina

En el pasaje más emocionante, Fernández recordó a su madre y padre. Visiblemente emocionado recordó cómo “me marcaron con su ejemplo en la senda de la decencia y el esfuerzo”. Pero también tuvo palabras para Néstor Kirchner “quien en el año 2003 me permitió participar de la maravillosa aventura de sacar a la Argentina de la frustración”.

Marcando su domicilio político, agradeció “también a mis compañeras y compañeros del espacio político que nos ha llevado la victoria por la permanente dedicación y militancia todos aprendimos que unidos podemos cuidar mejor a nuestra gente”. Esto recordando cómo su reencuentro con Cristina Kirchner fue una de las claves para lograr el gobierno.

“Quisiera que seamos recordados por haber sido capaces de haber podido unir la mesa familiar. Que las lógicas y saludables diferencias políticas que pueden existir en una familia puedan dialogar sin pasión, respeto sin divisiones ni peleas. Quisiera que seamos recordados por haber sido capaces de superar la herida del hambre en la Argentina que es un insulto a nuestro proyecto colectivo de vida en común”, dijo definiendo una intención de cómo podría ser medido el éxito de su gobierno.

Pero también señaló la intención de superar la lógica economicista: “Quisiera que seamos recordados por haber sido capaces de superar la lógica perversa de una economía que gira alrededor de la desorganización productiva la codicia la especulación y la infertilidad para las mayorías. Quisiera que dejemos como huella haber reconstruido la casa con un con un gran proyecto nacional un acuerdo estratégico para el desarrollo del cual todos nos sintamos orgullosos por eso”

11. El Presidente que escucha

“Deseo que las palabras finales de mi primer mensaje como presidente de toda la república no constituyan respuestas sino preguntas. Respuestas sin preguntas es como un árbol sin raíces. Y sólo en el encuentro entre las preguntas y las respuestas nuestras palabras adquieren dimensión real. ¿Seremos capaces como Argentina unida de atrevernos a construir esta serena y posible utopía la cual nos llamaba la historia? ¿Seremos capaces como sociedad? ¿Seremos capaces como dirigentes?

“Yo quiero ser el presidente que escucha, el presidente del diálogo”. Al respecto afirmó que “si alguna vez sienten que me desvío del compromiso”, “salgan a la calle a recordarme lo que estoy haciendo. Les prometo que volveré a la senda sin dudar un solo instante”.

“Tenemos que aprender a escucharnos aún sabiendo que no pensamos lo mismo”, dijo Fernández. “Demasiado tiempo probamos con el método del enojo y del rencor. Todos y todas debemos despojarnos del rencor que cargamos. Volvamos a ganarnos la confianza del otro. Volvamos a convivir con alegría y respeto”.

“Cuando mi mandato concluya la democracia Argentina estará cumpliendo 40 años de vigencia ininterrumpida. Ese día quisiera que podamos demostrar que Raúl Alfonsín tenía razón cuando decía que con la democracia se cura se educa y se come. Pongámonos de pie y empecemos nuevamente nuestra marcha”, concluyó su mensaje.

Si llegaste hasta acá…

Es porque te interesa la reflexión y tener una ayuda diaria para mirar lo que está pasando en latinoamérica.

Desde 2013 estamos trabajando en esto. Nos gusta lo que hacemos. Ayúdanos a continuar.

Tenemos una meta grande y queremos alcanzarla contigo.

Back to Top