“El día en que dejé de ser facha”, dice Queen Bee, y con ello parte un relato en que profundiza magistralmente sobre el trasfondo de la violencia en Chile y la necesidad de empatía. Desde una escuela y los niños.

Por eso los defiendo, por eso ahora no juzgo, porque de verdad si uno de esos cabros terminó siendo delincuente, no lo culpo, no lo juzgo, solo entiendo con dolor que cumple un destino inexorable Clic para tuitear
Back to Top
x
5
Entradas Remaining