10 de abril 2014 - Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional WAS105. WASHINGTON DC (EE.UU.), 10/04/2014.- La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, habla en el "Conversatorio sobre Economía Global" en Washington DC (EE.UU.). hoy, jueves 10 de abril de 2014, en el marco de las Reuniones de Primavera del FMI y el Banco Mundial. EFE/Stephen Jaffe/FMI/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

Menores precios de las materias primas y condiciones financieras más ajustadas son factores que deben preocupar a Latinoamérica según explicó a Efe Alejandro Werner, director para el Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Alfonso Fernández de EFE desde Washington

El crecimiento pronosticado para la región latinoamericana por este organismo es del 2,5 % en 2014 , la cifra más baja en la última década si excluimos 2009, año de la crisis financiera global.

Los factores del bajo crecimiento

El descenso de los precios de las materias primas vendrá dado, principalmente por la “ralentización del crecimiento en China”; y Werner anticipó que los más afectados serán los países exportadores del Cono Sur.

El otro factor que arroja sombras sobre las economías latinoamericanas es el “ajuste” de la condiciones externas de financiación como consecuencia de la normalización monetaria en EE.UU., cuya Reserva Federal (Fed, banco central) ya ha iniciado el proceso de retirada de su multimillonario programa de estímulo monetario a través de la compra de bonos.

El peso que tendrán México y Brasil

En este contexto, son especialmente relevantes el comportamiento de las dos grandes economías regionales: México, que mantendrá un crecimiento de entorno al 3 % este año; y Brasil, para el que el fondo volvió a reducir sus previsiones hasta el 1,8 % en 2014.

“México está ahora en una situación positiva en la que aprovecha la recuperación en EE.UU., tener un tipo de cambio competitivo y haber llevado a cabo reformas estructurales importantes”, indicó Werner en una entrevista con Efe en el marco de la asamblea de medio año del organismo internacional y del Banco Mundial (BM).

Brasil, por su parte, tras “un periodo de alto crecimiento y expansión del sistema financiero que claramente llegó a los límites”, ahora enfrenta el reto notable “a mediano plazo” de generar un entorno más favorable a la inversión y al aumento de productividad.

La debilidad de Argentina y Venezuela

Otros países suramericanos, especialmente los calificados por el FMI de “financieramente integrados”, como Colombia, Chile y Perú, continuarán con su expansión económica de los últimos años .

Caso aparte son Venezuela y Argentina, para los que Werner vaticinó un escenario más complicado y con grandes desafíos. El informe de “Perspectivas Económicas Globales”, presentado esta semana, destaca la salida de capitales, la elevada inflación en Venezuela y Argentina y llama la atención sobre la disparidad entre los tipos de cambio oficiales y lo que considera el mercado.

“Argentina enfrenta significativas tensiones en la balanza de pagos. Las autoridades han permitido recientemente cierta depreciación de su moneda, una subida en los tipos de interés y una reducción de los subsidios del consumo básico. Son pasos positivos, pero hacen falta más”, señaló Werner.

Precisamente, el funcionario del FMI sostuvo ayer una reunión con el ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, para analizar los recientes cambios aplicados por Buenos Aires a los datos utilizados para realizar sus estadísticas oficiales y que habían sido puestos en cuestión por el organismo internacional.

En este sentido, Werner destacó el “intenso” trabajo metodológico realizado por Argentina para suministrar nuevos datos de producto interior bruto (PIB) e inflación, después de la moción de censura planteada por el FMI el pasado año.

Por último, la institución dirigida por Christine Lagarde se mostró preocupada por la situación en Venezuela, para cuya economía se prevé un “estancamiento” este año en medio de persistentes “desequilibrios macroeconómicos y políticas distorsionadoras”.

El FMI prevé que la economía de Venezuela se contraiga un 0,5 % en 2014 y un 1 % en 2015, frente al crecimiento del 1 % en 2013.  #ei