Antiguo predio de la Central de Policia del Río de Janeiro, donde funcionaba el DOI CODI, un centro de tortura. Algunas de las edificaciones que durante la última dictadura militar en Brasil (1964-1985) fueron emblemas de la tortura podrán convertirse en centros culturales si prospera una campaña impulsada por grupos de derechos humanos, en momentos en que se recuerdan los 50 años del golpe de Estado. Las organizaciones no gubernamentales (ONG) protagonizaron manifestaciones en los últimos días frente a emblemáticos centros de tortura en el pasado, para presionar a las autoridades a que se comprometan a convertirlos en centros de memoria histórica. Foto: Marcelo Sayão CORRIGE LUGAR ACOMPAÑA CRÓNICA:BRASIL DICTADURA BRA50. RÍO DE JANEIRO (BRASIL), 21/03/2014.- Fotografía del 21 de marzo de 2014 del antiguo predio de la Central de Policia del Río de Janeiro, donde funcionaba el DOI CODI, un centro de tortura. Algunas de las edificaciones que durante la última dictadura militar en Brasil (1964-1985) fueron emblemas de la tortura podrán convertirse en centros culturales si prospera una campaña impulsada por grupos de derechos humanos, en momentos en que se recuerdan los 50 años del golpe de Estado. Las organizaciones no gubernamentales (ONG) protagonizaron manifestaciones en los últimos días frente a emblemáticos centros de tortura en el pasado, para presionar a las autoridades a que se comprometan a convertirlos en centros de memoria histórica. EFE/ Marcelo Sayão