QUI02. AGUARICO (ECUADOR), 28/01/2014.- La actriz estadounidense Mia Farrow muestra su mano manchada de petroleo hoy, martes 28 de enero de 2014, durante una visita a Aguarico, provincia de Sucumbíos (Ecuador). Farrow dijo hoy que escuchar el nombre de la petrolera Chevron, condenada por daños ambientales en la Amazonía ecuatoriana, le hace "sentir náuseas" y consideró que la multinacional debería hacer "todos los esfuerzos" para "limpiar el desastre" que dejó. EFE/José Jácome

Shushufindi – La actriz estadounidense Mia Farrow dijo que escuchar el nombre de la petrolera Chevron, condenada por daños ambientales en la Amazonía ecuatoriana, le hace “sentir náuseas” y consideró que la multinacional debería hacer “todos los esfuerzos” para “limpiar el desastre” que dejó. Lo dijo cuando visitó ayer la zona del pozo ‘Aguarico 4’, en la provincia de Sucumbíos (ver mapa contextual) para conocer sobre el terreno los daños por los que la petrolera Texaco, adquirida luego por Chevron, fue condenada en 2011 por la justicia ecuatoriana.

El problema de meter la mano en el petróleo

Cuando estaba con la mano llena de petróleo las dos palabras clave que vinieron a mi mente, que son la base de mis valores familiares, fueron respeto y responsabilidad.

La visita es parte de la campaña internacional “La mano sucia de Chevron” que lleva a acabo el Gobierno de Ecuador para denunciar al mundo los daños y condenar la negativa de la multinancional a remediarlos. La iniciativa comenzó en septiembre del pasado año, con una visita al mismo lugar del presidente del país, Rafael Correa, a quien han seguido después activistas, expertos ambientalistas, cantantes y actores que han expresado su respaldo al proyecto.

FARROW VISITA ECUADOR PARA CONSTATAR DAÑOS DE CHEVRON

Farrow, como han hecho todos los visitantes invitados a Aguarico 4 por el Gobierno, recorrió las instalaciones contaminadas y se embadurnó una mano con restos del crudo que yace en el antiguo pozo, cerrado hace 17 años. “Cuando estaba con la mano llena de petróleo las dos palabras clave que vinieron a mi mente, que son la base de mis valores familiares, fueron respeto y responsabilidad”, dijo la actriz al enfatizar la “absoluta falta” de estos principios que percibió al visitar la zona.

Vestida con ropa informal, tocada con un sombrero y con su cabellera recogida en dos trenzas, la intérprete de la película ‘Hannah y sus hermanas’ expresó a los ecuatorianos su apoyo y su deseo de que el “desastre” sea limpiado “para que Ecuador pueda tener tierras limpias, no contaminadas”. También indicó que se siente “muy triste, porque esta es una pelea que Ecuador no pidió, pero de todos modos tenemos que enfrentarla”.

“Qué vergüenza Texaco-Chevron”, expresó la actriz californiana, activista de causas humanitarias y embajadora de buena voluntad de Unicef.

La dura respuesta de Chevron

“El Gobierno ecuatoriano continúa organizando shows mediáticos para desviar la atención de sus propias obligaciones en el Oriente (Amazonía) y del fraude perpetrado contra Chevron en la Corte Provincial de Sucumbíos”, declaró el asesor de comunicación de Chevron para América Latina, James Craig. La corte de Sucumbíos condenó a Chevron en 2011 al pago de una multimillonaria indemnización que la compañía se resiste a cumplir por considerar que el juicio en su contra fue producto de una supuesta trama de fraude por parte de indígenas, colonos y abogados que le demandaron.

En un corto comentario enviado por correo electrónico, Craig añadió que “este fraude está siendo confirmado en el juicio RICO en la Corte Federal de Nueva York”. “Cualquier problema ambiental en la zona del exconsorcio CEPE-Texaco en la actualidad es exclusiva responsabilidad del Estado ecuatoriano y su petrolera estatal, Petroecuador”, apuntó. Craig agregó que “Texaco Petroleum Company (TexPet) ya cumplió con la remediación que le correspondía y fue liberada por la República del Ecuador en 1998 de cualquier reclamo ambiental colectivo a futuro”.

Farrow se unió hoy a personalidades como el actor estadounidense Danny Glover y el cantautor español Luis Eduardo Aute, entre otros, que han visitado un pozo en la Amazonía, centro de una campaña del Gobierno ecuatoriano, que acusa a la petrolera Chevron de daños ambientales en la selva, una imputación que niega la empresa.

La condena que recibió Chevron

Chevron fue condenada en 2011 por la corte de la provincia ecuatoriana de Sucumbíos a pagar más de 19.000 millones de dólares de indemnización por los graves daños que dejó en la Amazonía durante el tiempo en que operó en Ecuador, entre 1962 y 1990. La condena fue confirmada en noviembre pasado por la Corte Nacional de Justicia que, sin embargo, rebajó a la mitad la indemnización impuesta a Chevron.

La compañía, por su parte, acusó de haber cometido fraude en el juicio a los grupos indígenas que le demandaron y a sus abogados, por lo que también se juzga a todos ellos ante una corte en Nueva York. Un tribunal arbitral de La Haya, a su vez, tramita una demanda de la petrolera para intentar endosar al Estado el pago de la indemnización que le impuso la justicia ecuatoriana.

En noviembre pasado, Ecuador pidió a un tribunal arbitral de La Haya que suspendiera el proceso en su contra iniciado por la petrolera Chevron en 2009, por una supuesta violación al Tratado Bilateral de Protección Recíproca de Inversiones (TBI) con Estados Unidos.